CUBA…país de contrastes

«Os habéis venido del primer mundo, al tercer mundo, sin pasar por el segundo!!!«
Así nos recibe risueño nuestro conductor con el que vamos a pasar unos días recorriendo la isla tras nuestra llegada de Nueva York.
Eso es Cuba, una amalgama de experiencias, de vivencias, de contrastes, y de sentimientos, que cuando los ves a través de los ojos cubanos, eres incapaz de no emocionarte al pensar como se puede tener ese carácter desenfadado, y con el cual se puede disfrutar del día a día de la vida, tal cual lo viven ellos.
La isla es un paraíso tropical, de selva, fauna, paisajes, playas, etc. algo difícil de asimilar en los primeros días, necesitas sentirlo, y a medida que pasan los días te vas embriagando de esa tierra, en la que nunca hace frío, en la que el calor es húmedo, en la que llueve por la tarde como si no hubiera mañana y al momento sale un sol esplendido, en la que te puedes bañar en unas aguas tranquilas y cristalinas, con una temperatura del agua que piensas que estas dándote un cálido baño en un sala termal.
Las ciudades son encantadoras, desde las medievales y coloniales Trinidad y Cienfuegos, hasta la urbe por excelencia de La Habana. Son ciudades que te invitan a caminarlas, a detenerte en cada plaza, a apreciar los detalles, hacerte fotos con los «almendrones» (coches antiguos para los que no hay recambios pero los ves circulando por las calles y avenidas), percatarte del fuerte olor a petroleo que emana de las ciudades, del ajetreo y sonido de los conciertos callejeros, o de la música en directo de cada uno de los restaurantes y paladares que tienes a tu alcance.
Los paisajes son indescriptibles, mención aparte es adentrarte en los manglares de la Laguna del Tesoro (Guamá) cerca de la famosa Bahía de Cochinos en la que se escribió uno de los episodios más famosos de la historia cubana más reciente. Los Cayos son un paraíso de ensueño, Playas de Arenas Blancas, que hacen que el agua adopte un color turquesa de revista vacacional. Pero también dispones de elevadas montañas, selva virgen, y una flora y fauna que no pocos hombres de ciencias van a la isla para estudiarla y documentarla.
Podrías decir que la historia ha sido injusta con este pueblo, aunque para las opiniones políticas están los gustos por los colores, a cada cual le gustará, o no, uno u otro. Lo mejor es recordar las experiencias de vida y las innumerables conversaciones con esa gente que por supuesto te hacen sentir un poco más dentro del alma cubana.

José y Patricia 
Clientes de Indira Viajes Online 
cuba

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.