¿Por qué ir a Nueva Zelanda?

Un río de piscinas azules en Nueva Zelanda (Blue Pool Track)

Las piscinas azules (Blue Pool Track), es un rincón interesante para conocer en un paseo por parte de la costa oeste de Nueva Zelanda. En medio de un bosque nativo de hayas, el río Makarora sorprende por sus aguas transparentes atravesando un lecho rocoso que tras miles de años de erosión da lugar a una serie de piscinas y pozas en color turquesa o azul si se quiere. El agua fluye desde los glaciares, y cuando la corriente está calma, y se puede nadar, da la sensación de que la personas estuvieran como suspendidas en el aire:

paisajes-increibles-nueva-zelanda

Una playa con rocas esféricas, Koekohe

En nueva Zelanda, hay una playa salpicada con rocas esféricas. Se conocen como los cantos rodados de Moeraki, en la playa de Koekohe, Nueva Zelanda. Parecen misteriosos huevos gigantes que no son más que el resultado de una erosión paciente a lo largo de millones de años, por parte de las olas y la arena sobre rocas con alto componente de calcita.

1378997950_385e4bba56_z

Una arco gigante para una playa de película

En la versión de Las crónicas de Narnia, el príncipe Caspian, los niños Pavensie (protagonistas de la aventura) atraviesan un túnel natural por el que vuelven a entrar al mundo de Narnia. La “puerta a Narnia” en la película está representada en un escenario natural de Nueva Zelanda llamado Cathedral Cove.

4433921371_33500e2649_z

Lo cierto, es que más allá de la fama repentina del sitio a través de la película, Cathedral Cove es el arco natural que protagoniza una reserva de 840 hectáreas visitada por miles de turistas cada año.  Entre pequeñas bahías y calas, son curiosas las formaciones rocosas y muy particulares la belleza del sitio y la costa.

2097682238_767ab61a38_z

Y muy cerca del arco, un enorme promontorio rocoso conocido como Te Hoho emerge de la arena con su forma caprichosa modelada por el viento y el agua, como si se tratara de la proa de un supuesto barco encallado:

6832882948_4a0b150791_z

3272915811_2e49b2a200_z

The Whanganui-A-Hei, o Cathedral Cove se encuentra en la península Coromandel, al noroeste de la isla Norte de Nueva Zelanda. El área es ideal para practicar senderismo, paseos en barco o excursiones en kayak desde Whitianga o Hahei. También, muchos llegan al lugar para practicar snorkel o buceo entre una variada vida submarina.

La tierra de Mordor (o Parque Nacional Tongariro)

Con la ayuda de la animación y el retoque digital, el Parque Nacional Tongariro de Nueva Zelanda, se ha convertido en la tierra de Mordor en la saga de El Señor de los Anillos. Si bien el rodaje del film se extendió por gran parte del territorio del país, en Tongariro nos encontraremos con el paisaje utilizado como base para reproducir la Tierra de Mordor, más precisamente, las puertas de Mordor y su entorno.

Tongariro

El Parque Nacional Tongariro es el más antiguo de Nueva Zelanda, y posee en su zona más fotografiada un área de volcanes, entre ellos el Monte Ruapehu, y el Monte Nguauruhoe que forman parte de la película. Está situado en la isla norte, a unos 320 kilómetros al sur de Auckland. Aún pasando por alto el dato anecdótico del rodaje de El Señor de los AnillosTongariro es un lugar increíble con creces, un paisaje sagrado para los Maoríes, sobre todo en el área de los picos mencionados. Es ideal para realizar excursiones de montaña, sobre todo en la zona de la Travesía del Tongariro, una de las rutas de senderos más realizadas en Nueva Zelanda.

5157081248_8abd148d76_z

Las rocas que parecen “elefantes” (North Otago)

Por sus características fue elegido como el sitio de rodaje de varias de las escenas de Las Crónicas de Narnia, que se suceden en las caprichosas formaciones rocosas de Elephant Rocks (en el área de North Otago en Nueva Zelanda). El nombre del sitio es bastante fácil de explicar con algo de imaginación, cada roca de piedra caliza se parece a un gigantesco elefante. Este paisaje está cerca de la ciudad de Duntroom, y es otra de las joyas no tan difundidas del país:

7360301186_0cb9113552_z

Una caminata sobre el glaciar Franz Josef, Nueva Zelanda

Se requieren equipos especializados y guias expertos, pero caminar sobre el glaciar Franz Josef enNueva Zelanda, es una experiencia inigualable que bien compensa el frío. Los hielos milenarios del glaciar, brindan rincones únicos, con cascadas de hielo, cuevas y  pasajes estrechos, que por supuesto, requieren un esfuerzo no menor para atravesarlos.

4561747726_595b701cf8_z

El Glaciar Franz Josef se encuentra en el Parque Nacional Westland, cerca de la costa oeste de la Isla Sur con la curiosidad que desciende hasta unos 300 metros sobre el nivel del mar, y muy cerca de él. Cualquier excursión, tiene su punto de partida en un pequeño pueblo (del mismo nombre) a unos 5 kilómetros que sirve de base para adentrarse en un área de bosque templado que rodea al glaciar.

3186986942_a95c7ce8dc_z

El glaciar Franz Josef está creciendo aproximadamente un metro al año, aunque a largo plazo se cree que la tendencia es a encogerse. Es otra de las grandes atracciones de Nueva Zelanda, casi imperdible como los Fiordos de Milford Sounds, o el Parque Nacional Tongariro.

Un mundo de fiordos y mil cascadas (Milford Sound)

Es una de las regiones más lluviosas del mundo. Y al mismo tiempo, uno de los paisajes más bellos del planetaMilford Sound es un fiordo en el área suroeste de la Isla Sur de Nueva Zelanda, que es extraño encontrar en un día de sol. En la zona, caen más de 6.800 milímetros de agua de lluvia al año (hasta pueden caer 300 milímetros en un sólo día). La particularidad del paisaje escarpado, con abruptos abismos que pueden alcanzar los 1200 metros de altura, hacen que el agua se escurra de un modo torrentoso: centenares de cascadas caen al mar brindando un espectáculo único y por demás estruendoso. (Lo de 101 cascadas es una forma de ilustrar un número incontable de caídas de agua en un momento de lluvia torrencial)

1461754604_ed4ff34b82_z

Sin dudas, el agua espejada del mar, la naturaleza exuberante en las laderas, la niebla y las nubes generando una atmósfera “mágica” entre el sonido de las incontables caídas de agua, un espectáculo para ver una vez (al menos) en la vida:

Milford Track

5687253116_b0df1d0dc2_z

El paraíso costero en versión Nueva Zelanda (Abel Tasman)

En Nueva Zelanda hay un Parque Nacional que lleva el nombre del explorador holandés que pisó por primera vez (como representante del mundo occidental) un paisaje que afortunadamente se conserva intacto: un paraíso en estado virgen donde pareciera que el hombre no ha pisado, o se ha cuidado mucho de hacerlo sin dejar huella. Playas de arenas claras, agua turquesa, y una densa vegetación. Bastan las fotos para demostrarlo:

4434192355_9b1b70a164_z

536450958_b40777988b_z

Un paseo que parece encantado (por la lluvia) , Milford Track

Podría ser uno de los paseos más bonitos del mundo (entre glaciares, cascadas gigantes, lagos, árboles longevos gigantes, acantilados escarpados entre fiordos y más cascadas). Claro que nadie podría olvidar llevar lo que sea para resguardarse de la humedad y el agua que cae a literalmente a “cascadas” en uno de los puntos más lluviosos de la tierra. Al suroeste de la Isla Sur se encuentra el sendero más famoso de Nueva Zelanda, Milford Track, una ruta de senderismo que atraviesa un bosque lluvioso, humedales, pasos de montaña, un trayecto literalmente de fantasía utilizado por los nativos maoríes:

1378365473_debf20bbb1_z

3122280041_f4fd39bc46_z

A través de 101 Lugares Increíbles. 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.